Palma

Laboratorio Experimental Palma Sostenible y Diversificada

El "laboratorio de palma" (LAPA), dirigido por el profesor Rodolfo Dirzo, evaluará dos innovaciones en la diversificación de cultivos para una mayor sostenibilidad en las plantaciones de palma aceitera: el cultivo de plantas epífitas que crecen en los troncos de las palmeras en las plantaciones maduras, y los impactos del enriquecimiento biológico con otros cultivos entremezclados dentro de las plantaciones de palma aceitera. Esta evaluación se llevará a cabo en ocho plantaciones pareadas (una diversificada, una de monocultivo tradicional) de media hectárea cada una, por un periodo de 8 años.

Las epífitas, incluyendo helechos, bromelias, orquídeas y otras plantas ornamentales de elevado valor, prosperan en las plantaciones de palma aceitera, alcanzando niveles de abundancias que incluso superan las del bosque nativo (Dirzo, 2014). Este componente del LAPA evaluará la medida en que estas plantas pueden ser cultivadas, con el fin de que puedan brindar una oportunidad de ingresos adicionales a los agricultores. También se estudiará el impacto que puede tener el mantener estas plantas epifitas dentro de las plantaciones de palma en la biodiversidad — en los polinizadores, por ejemplo.

Además del componente de las epífitas, el LAPA también estudiará los impactos de entremezclar el banano, el cacao y árboles de madera de alto valor con las palmas aceiteras. Estas plantaciones se estudiarán con el fin de compensar el deterioro en la biodiversidad de la plantación (Dirzo 2014) y para aumentar el potencial de múltiples beneficios económicos para los agricultores debido a la mayor diversidad de sus cultivos, al mismo tiempo que aborda el riesgo latente y alarmante para los agricultores de palma: el devastador patógeno causante de la enfermedad de la "flecha seca" — una enfermedad que, al menos en teoría, debería diluirse en plantaciones diversificadas. Una vez que las plantaciones maduren –después de cuatro años–   el cultivo de plantas epífitas también podría incluirse dentro de estas plantaciones. 

Como su nombre lo indica, LAPA servira como un laboratorio experimental en el que agricultores, estudiantes e investigadores analizarán las ventajas de la diversificacion biológica de las plantaciones de palma aceitera.

 

Estado: 

El laboratorio de palma africana (LAPA) ha tenido una importante recuperación y se prepara para integrar los últimos componentes de las parcelas diversificadas. Un nuevo miembro se une al equipo de LAPA para iniciar con el monitoreo de la biodiversidad y apoyar el trabajo de INOGO desde Puerto Jiménez….

El huracán Otto, que azotó Costa Rica a finales de 2016, tuvo un fuerte impacto sobre las comunidades del Caribe y el Pacifico Sur de Costa Rica. Este huracán de categoría 3 fue el primero en tocar tierras costarricenses y el único fenómeno climático en atravesar el país de costa a costa. En su paso por Costa Rica, Otto dejo 23 comunidades aisladas, 4000 personas desplazadas y más de 10 mil damnificados. El impacto en las parcelas de experimentación de palma africana también fue importante. Las fuertes lluvias causaron la pérdida de un número significativo de plantas y obligaron a tomar medidas de restauración y prevención para evitar daños similares en el futuro.

Durante los primeros meses del 2017, el equipo de LAPA ha enfocado sus esfuerzos en la construcción de canales para disminuir el riesgo de inundación en las parcelas, el reemplazo de las plantas dañadas y la evaluación de los daños causados por el huracán y el fuerte verano que le sucedió. Con las primeras lluvias de abril, se dio inicio a una fase importantísima del proyecto: el injerto del cacao. Las plantas huésped que ya tienen el tamaño adecuado están siendo injertadas con una variedad de cacao mejorada, la cual posee una mayor resistencia a enfermedades y una mayor productividad. Adicionalmente, en las próximas semanas estaremos plantando una especie maderable en las parcelas de experimentación, con lo que se completará el diseño básico del experimento de palma diversificada.

A partir de febrero, el laboratorio de palma africana cuenta con un nuevo miembro. Hansel Herrera es un joven biólogo, nativo de la Cordillera de Tilarán, al noroeste de Costa Rica. Hansel se une al equipo de LAPA con el objetivo de dar inicio al monitoreo de la biodiversidad y el desarrollo de otras investigaciones de interés para LAPA. Entre los principales estudios a realizar destacan la abundancia y composición de mamíferos pequeños y artrópodos, un análisis comparativo de suelos, así como la estimación de las ganancias obtenidas a través de las especies acompañantes (plátano y cacao) en las parcelas de palma africana diversificadas.